Enfermos con patologías visuales que ven limitada su agudeza visual de forma progresiva

Las enfermedades que afectan a la visión constituyen un número considerable de expedientes de Incapacidad Permanente.

Cuando la pérdida de visión es progresiva, el trabajador, en su empeño por mantener el puesto de trabajo agota hasta el máximo la capacidad laboral hasta que alcanza un punto en el que “no puede mas”. En este momento, ante la pérdida de eficacia y rendimiento en su actividad laboral, es cuando se plantea consultar con el médico de Atención Primaria quien, a la vista de la severidad del problema, formalizará el parte de baja.

Si el problema admite la posibilidad de un tratamiento que este orientado a la mejoría funcional de la patología, la baja médica estabilizará el problema. Si el resultado es una mejoría en la situación del trabajador, se producirá el alta y por tanto, la consiguiente incorporación al trabajo.

Pero si dicho tratamiento no es efectivo y las posibilidades terapéuticas se han agotado, entraremos a valorar la entidad de las secuelas y su cronicidad,  abriéndose el camino hacia la Incapacidad Permanente.

Una vez ya inmersos en el campo de la Invalidez/Incapacidad, debemos tener en cuenta que es preciso que la agudeza visual sea deficiente y que por tanto, ambos ojos estén afectados. Un matiz que se antoja muy necesario también, es que la medición de esa deficiencia de agudeza visual se determine o deduzca con aplicación de métodos de corrección como gafas, lentes, lentillas…

Si a pesar del uso de dichos métodos de corrección la agudeza visual en ambos ojos no supera el 20% o bien, en uno de los ojos la visión es nula y en el otro no supera el 40%, estamos en disposición de solicitar y tratar de obtener una prestación por Incapacidad Permanente. 

Dicho esto, no debemos olvidar que al valorarse una prestación pública de Invalidez/Incapacidad, no solo se ponderan las secuelas y limitaciones funcionales, sino también las tareas laborales o profesionales que el trabajador desempeña de forma habitual.

En este sentido, cuanta mas agudeza visual requiera la actividad laboral a desempeñar, mas opciones habrá de obtener dicha prestación; piensesé, por ejemplo, en trabajos que requieren horas frente a una pantalla de ordenador o trabajos que exigen el manejo de piezas extremadamente pequeñas.

Ya para terminar, destacaremos como importante que el énfasis en estos procesos debe ponerse de manifiesto en tres cuestiones:

  • Las patologías que afectan a la vista deben implicar una pérdida importante de agudeza visual.
  • La vista debe tener un papel destacado en las actividades laborales que se desempeñan.
  • Las patologías que afectan a la vista deben ser de carácter irreversible. 

Espero que el artículo os haya ayudado a entender mas este tipo de patologías así como los requisitos a la hora de acceder a una Incapacidad Permanente.

Vicente Javier Saiz Marco, abogado especialista en Incapacidad Permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: