Grados de Incapacidad Permanente

La Incapacidad Permanente: Sus Grados y las prestaciones que nos corresponden.

La Incapacidad Permanente o Invalidez es la situación en la que se encuentra un trabajador tras sufrir una enfermedad o accidente y que, a pesar de haber estado sometido a un tratamiento médico durante su periodo de Baja o Incapacidad Temporal, continua presentando secuelas graves que le impiden desarrollar, con la eficacia exigida, su actividad laboral.

Hay cuatro grados de Incapacidad Permanente:

  1. Incapacidad Permanente Parcial (IPP)

Este grado implica una disminución de hasta un 33% de limitación para el desempeño de las principales tareas propias de la actividad laboral del trabajador.

La cuantía de Indemnización a percibir es de 24 meses de la Base Reguladora abonados en un solo plazo.

2. La Incapacidad Permanente Total (IPT)

Se reconoce cuando el trabajador queda invalidado para el desarrollo de su profesión habitual, por lo que puede seguir desempeñando cualquier otra actividad laboral, siempre y cuando no incluya las principales funciones del que era su trabajo.

La cuantía de Indemnización es de un 55% de la Base Reguladora que se verá incrementada en un 20% a partir de los 55 años.

3. La incapacidad Permanente Absoluta (IPA)

Este grado se reconoce cuando el trabajador queda incapacitado para el desempeño de cualquier actividad laboral

La prestación a percibir será del 100% de la base reguladora.

4. La Gran Invalidez.

El reconocimiento de este grado supone una Incapacidad Absoluta, no solo para el desempeño de cualquier profesión sino también para el desarrollo de las actividades de la vida cotidiana.

La cuantía a percibir es del 100% de la Base Reguladora junto con un complemento que irá destinado al pago de la persona encargada de la asistencia.

Cabe la posibilidad de que, una vez reconocido y tras un periodo de tiempo, el Grado de Incapacidad otorgado sea revisado, tanto por mejora como por agravamiento.

Dichas revisiones siempre son efectuadas por la Seguridad Social.

Si siente que su eficacia en el puesto de trabajo ha disminuido o, que no puede realizar las actividades inherentes a su profesión con la misma diligencia, no dude en consultarnos. Le informaremos y le asesoraremos en cuanto a sus posibilidades y a la viabilidad de su caso.

 Espero que el artículo le haya servido de ayuda.

Muchas gracias por dedicarme un poco de su tiempo,

Vicente Javier Saiz Marco, abogado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: